Perfil: Kalazán Suárez, un capitán de 100 batallas

Para Kalazán Suárez, monteriano de nacimiento, pero caucasiano por adopción, el partido de este lunes en Bogotá ante Real Cundinamarca tuvo un sabor especial pues fue el número 100 en su carrera deportiva.

Su equipo actual, Internacional F.C. de Palmira, perdió 2-1 ante el conjunto bogotano, pero el lateral zurdo cumplió una de sus primeras metas como fue la de llegar al centenario de partidos, además de anotar el gol del equipo palmirano.

Tuvo la fortuna de debutar el 9 de febrero de 2020 en el Estadio Diego Carvajal de Magangué, gracias a la confianza que le dio el profesor Nilton Bernal quien en ese entonces oficiaba como técnico del Real Cartagena. Ese día supo lo que era escuchar el Himno Nacional de Colombia en un partido ante Atlético F.C.

El momento previo a su debut sirvió para recordar sus comienzos en Caucasia con la Escuela de Fútbol Embajadores y su profesor Mauricio Castro. También desfilaron por su mente sus padres, César y Deisy, su esposa Julissa, su abuelo Kalazán –de quien heredó su particular nombre- y todos aquellos que lo impulsaron para seguir adelante.

Alcanzó a disputar 6 juegos antes que el fútbol se detuviera por culpa de la pandemia del Covid 19.

El año de su debut no fue bueno para el equipo cartagenero pues al término de la temporada se encasilló en el puesto 15, entre 16 equipos. Pero sí lo fue para el lateral zurdo que logró consolidarse en el equipo como titular de esa franja.

De delantero a defensa

Tenía solo un año cuando sus padres se trasladaron de Montería a Caucasia. Y cuando ingresó a la escuela, la pelota fue su mejor amiga.

Poco a poco se fue enamorando de la redonda al punto que desde muy niño se vinculó a la Escuela Embajadores que contaba con la dirección del profesor Mauricio Castro.

De su paso por las categorías menores quedaron, como recuerdos, los puntos que le cogieron en la cabeza. “Por un estrellón que sufrí con un rival que me hizo perder el sentido, más no el amor por el fútbol”, dijo Kalazán.

También quedaron como bonitos recuerdos los partidos en el Pony Fútbol, con la Selección Antioquia, con el Arzo Zaragoza, equipo con el que quedó campeón nacional sub-19 y que le sirvió para llegar al Independiente Medellín.

Llegó al ‘Poderoso de la Montaña’ muy joven, con escasos 13 años. Y se decidió por la escuadra de la capital antioqueña ya que tenía la posibilidad de dar el paso al equipo profesional.

Allí contó con la bendición de los profesores David Montoya y Sebastián Botero. Kalazán llegó como delantero, pero le dijeron que estaba muy pequeño para llegar a chocar con jugadores de más envergadura. Así fue como poco a poco se fue retrasando, pero sin olvidar esa vocación de ir al frente.

Del DIM se tuvo que marchar con un sinsabor de que se pudo hacer algo más. “No recibí el apoyo que necesitaba pues vivía en Caucasia y no me resolvieron el tema de la casa hogar. Salía muy costoso y largo, ese trayecto de casi cinco horas hasta Medellín”.

Nuevos aires

De regreso a Caucasia, llegó a Arco Zaragoza, con la espinita de volver a un equipo del profesionalismo.

Y como buen hincha del Junior, se contactó con la agencia Colombia Gol y así se vinculó al Real Cartagena, a comienzos del año 2020.

En definitiva, se quedó de lateral, pero no estático sino de ida y regreso por la banda, pues considera que tiene mucha velocidad y buen retorno.

Dos años estuvo en el equipo ‘Heroico’ donde jugó 44 partidos de Liga y 7 de Copa, antes de ir a probar suerte a Argentina, con el Godoy Cruz.

Fueron seis meses en tierras gauchas donde estuvo en el banco en 11 compromisos, pero sin actuar un solo minuto. Más allá que no pudo actuar, fue una experiencia que le ayudó en su vida profesional.

Ya de regreso a territorio colombiano, su destino fue Cortuluá. Con el equipo del ‘Corazón del Valle’ estuvo desde el segundo semestre de 2022 hasta finales del año pasado. En ese año y medio disputó 41 partidos, consiguió su primer gol en Yumbo ante Real Santander, pero también sufrió por vez primera una expulsión, por cuenta del árbitro Wánder Mosquera, en la ciudad de Ibagué.

Seleccionado nacional

Uno de los mejores momentos de ‘Kala’, como le dicen sus compañeros, fue cuando el técnico Arturo Reyes lo llamó para integrar el seleccionado nacional para el Sudamericano Sub-20. Pero de nuevo el Covid 19 le jugó una mala pasada: el torneo continental fue cancelado por la pandemia.

Sin embargo, la tristeza por ese hecho se cambió por la nueva convocatoria que esta vez le hizo Héctor Cárdenas para los Juegos Panamericanos de Santiago de Chile, donde actuó en 3 partidos.

“Es una emoción muy grande vestir la camiseta nacional fuera del país. No cabe uno de la alegría que eso produce”, agregó Kalazán.

Honduras, Brasil y Uruguay fueron los rivales ante los que actuó el jugador de 21 años.

Ya en este año, con el Internacional F. C., ha actuado en los cinco partidos del equipo y anotó dos goles. Es por ello por lo que las cuentas son claras: 51 partidos con el Real Cartagena, 41 con Cortuluá, 3 con la Selección Colombia y 5 con Internacional.

“Hubiera querido jugar con la camiseta No. 100 para hacer alusión a la centena de partidos que completo escuchando el Himno Nacional de Colombia”, concluyó diciendo Kalazán José Suárez Díaz, el cordobés que se volvió antioqueño y que pese a seguir añorando el mate de queso, no deja de lado la bandeja paisa.

Kalazán es un hombre nacido en Montería, criado en Caucasia, formado en ese pueblo y en Medellín, hincha del Junior y ahora del Internacional, que sueña con jugar en el Barcelona o el Liverpool, criado bajo los principios de amor y, sencillez, humildad y respeto y que ahora está más feliz que nunca pues después de siete años de tener a su compañera Julissa Vásquez, ahora ya tiene otro amor como es el de la bebé Gemma, quien ya cumplió ocho meses de haber llegado a este mundo.

Oficina de comunicaciones

Internacional F.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *